Archivo por meses: septiembre 2019

Cachorros: la llegada a casa

Incorporar un nuevo miembro en la familia siempre es algo emocionante, y todos deseamos que todo vaya a la perfección. Si vamos a compartir nuestra vida con un cachorro, lo que hagamos los primeros días puede ayudar mucho en nuestra relación futura. A continuación os damos una serie de consejos:

Preparar la llegada con antelación: es conveniente que ya tengamos su camita, sus comederos, y algún juguete. Decidir con antelación donde va a colocarse cada cosa ayudará a no hacer cambios cuando el cachorro ya esté aquí, para no descolocarle.

Cuando llegue, le dejaremos explorar poco a poco. Si es algo tímido, puede ser preferible dejarle una sola habitación, y cuando se habitúe ir dejando acceso al resto de habitaciones. Si es más “lanzado” dejarle que explore tranquilamente la casa, sin agobiarle, y dejándole a su aire.

puppy-with-toy

No es el momento de exigir: dejaremos la obediencia y las exigencias para más adelante. Ahora mismo es como si a nuestro cachorro lo hubiéramos “abducido”: le hemos separado de su madre, sus hermanos, los humanos que conocía, el entorno (normalmente muy limitado) en el que se movía, … Debemos ser unos extraterrestres “buenos”, y generar confianza dejándole acostumbrarse a nosotros poco a poco. Si le reñimos u obligamos a hacer cosas para las que no está preparado, nunca llegará a confiar en nosotros, y se generarán problemas a largo plazo.

Si creemos que es necesario, reservar cita con el veterinario con antelación. Si nuestro cachorro no ha sido desparasitado debidamente, es conveniente que tengamos una cita lo antes posible, por lo que puede ser interesante reservarla incluso antes de que llegue el cachorro. Si la pauta de desparasitación y vacunal es correcta, es casi seguro que le quedarán vacunas por poner, así que podemos hablar  con el veterinario y coger directamente la cita de la próxima vacuna.

sleep

En cuanto a alimentación, lo ideal es que nos digan que estaba comiendo en su anterior casa, y dar al menos los primeros días la misma alimentación. Si queremos cambiar el pienso, lo iremos introduciendo gradualmente, para evitar diarreas y problemas digestivos.

Si seguimos estos pasos, ayudaremos a que la llegada a casa de nuestro cachorro sea lo más placentera posible, y asentaremos las bases de una bonita relación entre todos.