Author Archives: Oiane

  • 0
abrazo perro

Refuerzos y castigos

En la educación canina a menudo hablamos de refuerzos y castigos. Son términos muy usados, pero no siempre los comprendemos en toda su magnitud, ni que implicación tienen en la educación de nuestros perros.

Si hablamos de comportamientos en términos generales, diremos que todo comportamiento que sea reforzado incrementará sus posibilidades de repetirse, y aquel que sea castigado disminuirá la probabilidad de repetirse. Llevado a la práctica no es tan fácil, por varias razones.

En primer lugar, los refuerzos y castigos no son universales, sino que son únicos y exclusivos para cada individuo. Para un perro un simple grano de su pienso puede ser premio suficiente para hacer un triple salto mortal con tirabuzón.  Para otro un chuletón tierno y jugoso puede no ser motivo suficiente para levantarse del sofá. Debemos conocer a cada individuo, sus gustos y preferencias. Normalmente se usan premios de comida para premiar ejercicios concretos y más bien “tranquilos”, como un sentado, un quieto, … El juego como el mordedor, la pelota… suele usarse para premiar ejercicios más intensos, como una llamada. Pero esto son generalidades de nuevo, y para muchos perros puede no servir. Un perro muy social puede tener como mejor premio una caricia, y otro sin embargo su mejor premio por venir, es dejarle volver a irse. Yo misma tengo una perra a la que el grano de pienso con menos sabor que te puedas imaginar es motivación suficiente para hacer lo impensable, y la sobreexcita bastante.

Los refuerzos no son universales, son distintos para cada perro, y no siempre hablamos de comida. Imagen de Sophia Yin https://drsophiayin.com/

Los refuerzos no son universales, son distintos para cada perro, y no siempre hablamos de comida. Imagen de Sophia Yin https://drsophiayin.com/

Un ejercicio interesante es hacer una escala del 1 al 10 de los mejores refuerzos para tu perro. Escoger una serie de premios de comida diferentes, de juguetes… Y enfrentarlos por parejas, y dejar que nuestro perro escoja. Los resultados a veces son sorprendentes, y lo que pensábamos que le encantaba, resulta que está muy lejos del top 3.

Lo mismo ocurre con los castigos. Para un perro simplemente que le levantemos un poco la voz puede ser un castigo atroz,llegando al punto de esconderse, huir, llorar o incluso orinarse encima. Nosotros pensamos que “no es para tanto”, pero para ese animal lo es. A otro sin embargo podemos gritarle a pleno pulmón, y no solo no verlo como un castigo, sino que lo vea como un premio ya que consigue nuestra atención.

Una caricia puede ser un gran refuerzo, siempre que el perro lo perciba como algo positivo, como este cachorrete.

Una caricia puede ser un gran refuerzo, siempre que el perro lo perciba como algo positivo, como este cachorrete.

En la educación canina en positivo trabajamos sin castigos. Pero según hemos comentado al principio, el castigo disminuye la repetición de los comportamientos… ¿Entonces porqué no usarlo? En primer lugar, porque como seres inteligentes que somos, podemos buscar otra manera, y si podemos, ¿por qué no hacerlo? Pero si esto no parece motivo suficiente, hay más razones. En primer lugar, que tal y como hemos dicho la percepción del castigo es diferente para cada individuo. Un castigo tiene que ser lo suficientemente fuerte (ya sea oral o físico) para que el perro lo vea como algo negativo. Podemos pensar que estamos castigándole si le gritamos ¡No!, y en realidad, le estamos premiando porque ha conseguido nuestra atención, por lo que estamos perpetuando la conducta que no nos gustaba. Esto es lo que ocurre en la mayoría de situaciones. Al fin y al cabo ¡queremos a nuestros perros! Nadie quiere hacerles daño ni molestarles, solo queremos que aprendan.

Pero es que además, si conseguimos aplicar la suficiente intensidad de castigo, tendremos que incrementarla con el tiempo, ya que los perros se vuelven resistentes a los castigos con el tiempo. Y científicamente se ha demostrado que los castigos suelen reportar otras complicaciones debidas al estrés y otros problemas derivados (quizá consigamos que no tire de la correa, pero acabe siendo agresivo con otros perros…¿no compensa,verdad?).

Oiane y taimi

Los deportes caninos, como el dogfrisbee, el agility… Se enseñan mediante refuerzos, nunca con castigos. Al fin y al cabo ¡es un juego!

Si tu perro tiene comportamientos que no te gustan o no te parecen adecuados, siempre es preferible contactar con un educador canino en positivo o un etólogo que os oriente y guíe. Serán los que mejor podrán ayudarte a aprender cuales son para tu perro los mejores refuerzos, y te hará ver si estás reforzando sin quererlo las conductas que no te gustan.


  • 0
besos

Amputaciones estéticas

Desde el año pasado por fin es ilegal la realización de amputaciones por motivos estéticos en animales de compañía, lo cual supone un gran avance en materia de bienestar animal. Hacer pasar a un animal por una cirugía cuya recuperación suele ser costosa y dolorosa parece un sinsentido, pero además quiero hablaros de las razones por las que debe evitarse desde el punto de vista de la educación canina.

¿Adivinas que soy? ¡Soy un doberman! ¿A que soy precioso con mis orejas y mi cola intactos?

¿Adivinas que soy? ¡Soy un doberman! ¿A que soy precioso con mis orejas y mi cola intactos?

Como ya hemos hablado anteriormente en otros blogs, los perros son animales muy visuales, que se comunican entre ellos por movimientos y posturas. Unas orejas hacia atrás querrán decir que el perro tiene miedo, o desconfianza, y son una señal para el otro perro para no acercarse más. Una cola que se mueve, en conjunción con otras señales (¡no todos los perros que mueven la cola están contentos!) querrá decir que el perro quiere saludar. Si amputamos estas extremidades, haremos que su comunicación sea mucho más limitada.

La cola y las orejas son partes muy importantes de la comunicación canina... ¡Y nos ayuda a mantener el equilibrio cuando jugamos!

La cola y las orejas son partes muy importantes de la comunicación canina… ¡Y nos ayuda a mantener el equilibrio cuando jugamos!

Esa falta de capacidad de comunicación provoca que estos perros tengan que hacer gestos mucho más exagerados para lograr comunicarse. Por ejemplo, un perro con la cola amputada no podrá mover solo ligeramente la cola, sino que tendrá que mover todo su tercio posterior para hacerse entender. Esto también puede asustar a otros perros, y lo que se inició como una gesto de saludo, puede acabar en una pelea si el perro con la amputación es muy insistente. En muchos casos estos perros al no lograr comunicarse con los otros y tener siempre “problemas”, acaban teniendo miedo de interactuar con otros perros, y ese miedo puede hacer que parezcan agresivos.

La cola ayuda a nuestros perros a mantener el equilibrio, y las orejas protegen los oídos de la suciedad. Anatómicamente tienen su razón de ser, y su amputación solo genera problemas. Por eso desde Veterinaria Salburua celebramos que ya no se realicen este tipo de intervenciones.


  • 0
Dog eye makro

La visión de los perros

Hace ya un tiempo hablamos en nuestro blog del olfato de los perros. Esta vez vamos a hablar de la visión, otro de los sentidos que más importancia tienen para ellos. La  visión de los perros es muy diferente a la nuestra, en ángulo de visión, colores… Incluso es diferente entre unas razas de perros y otras, al variar enormemente las formas de las cabezas.

Los perros no comparten nuestra misma perspectiva. En primer lugar, porque nuestra altura es muy diferente, lo que nos da visión general del terreno mucho mejor. Por otro lado, el ángulo visual de los perros es mucho más ancho ya que sus ojos están más lateralizados que los nuestros, lo que hace que no tengan que girar la cabeza para ojear el terreno.

teaserbox_2463382772

Su sensibilidad a la luz también difiere mucho de la nuestra. Son mucho más sensibles a la luz gracias a una capa especial del ojo, el tapetum lucidum, que nosotros no poseemos. Esta capa en la parte trasera de su ojo actúa como un espejo y refleja la luz, lo que hace que vean mejor en condiciones de poca iluminación.

ojos

En cuanto a agudeza visual (la capacidad de separar dos objetos visualmente en la distancia) somos nosotros los que ganamos. Tenemos más precisión para ver la distancia entre las cosas de lejos, los perros necesitan acercarse. Al ser depredadores, tienen mayor capacidad de detectar el movimiento, y perciben movimientos muy leves que escapan al ojo humano.

colores

Y en cuanto al color, existe el mito de que los perros ven en blanco y negro, pero eso no es cierto. La capacidad de percibir colores nos la dan los diferentes conos, un tipo de células de los ojos. Los humanos tenemos 3 tipos de conos diferentes, y los perros solo dos. Por lo tanto ven en dos tonalidades, pero no en blanco y negro. Son más sensitivos con colores verde-amarillentos y violeta-azulados, pero no perciben colores rojizos, viéndolos como una especie de gris. Seguro que entender mejor como es la visión de los perros nos ayudará a comprenderles mejor.

 

 

 

 


  • 0
perro negro

El síndrome del perro negro

El síndrome del perro negro es algo que los que colaboran con protectoras conocen muy bien, ya que sucede en todas ellas. Este síndrome describe que los perros  (y gatos, ellos tampoco se libran) de color negro tienen muchos más problemas a la hora de encontrarles un hogar. Todas las protectoras conocen casos de perros negros, perfectamente sanos, amigables, sin ningún tipo de problema, que no son adoptados, y pasan su vida en sus instalaciones sin que nadie se fije en ellos.
¿Por qué sucede esto? Existen varios motivos. Por un lado, es habitual que el cine y la televisión, cuando quieren mostrar un perro agresivo y que de miedo, utilicen perros negros o muy oscuros, para que resulten más amenazadores. Con los gatos ocurre que las supersticiones sobre la mala suerte hacen que la gente no quiera adoptar gatos negros. El estigma de los animales negros se convierte en algo cultural, y en muchos casos son amigos o familiares los que impiden a una persona adoptar un animal de estas características: “es que me da miedo” ” va a traerte mala suerte”.

labrador

Por otro lado, los animales negros son mucho más difíciles de fotografiar. Se reflejan peor sus personalidades y facciones, por lo que es más difícil que ocurran casos de “amor a primera vista”, en los que un posible adoptante vea una foto en una página web y se enamore de ellos. Muchas protectoras conocen este problema, e intentan resaltar más a sus animales negros, con bandanas, pañuelos, o incluso contando con la colaboración de fotógrafos profesionales que realizan preciosas fotografías de estos animales.

Muchos ya conocéis a Taimi: ¿a que es preciosa? Y no puede ser más buena y cariñosa.

Muchos ya conocéis a Taimi: ¿a que es preciosa? Y no puede ser más buena y cariñosa.

Con este blog, esperamos ayudar a concienciar a los futuros adoptantes sobre esta situación. Como propietaria de una perra negra, puedo aseguraros que son igual de buenos y cariñosos, y que no se merecen esta discriminación. La próxima vez que penséis en adoptar un perro o un gato… ¿por qué no uno negro?


  • 0
perro coche

Viajar con nuestras mascotas

Llega agosto, las vacaciones, y toda la familia está deseando viajar y disfrutar de un merecido descanso. Cada día encontramos más hoteles, apartamentos, etc. que aceptan a nuestras mascotas, es más, ha surgido un nuevo tipo de turismo ¡con casas rurales pensadas especialmente para ellos! Existen numerosas webs en las que podemos localizar alojamientos a los que pueda acudir toda la familia. Los perros, gatos e incluso los conejos o aves son animales de costumbres… ¿Cómo podemos facilitarles el cambio que suponen las vacaciones?

vacaciones

En primer lugar, tengamos en cuenta el viaje. ¿Cómo vamos a desplazarnos? Lo más habitual si viajamos con animales suele ser el coche. Muchas veces, nuestras mascotas solo viajan en coche para trayectos breves. Algunos, como muchos gatos, ¡solo para ir al veterinario! Si les acostumbramos previamente al medio de transporte en cuestión, nuestro viaje será mucho más placentero. Si vamos a usar un transportín, lo cual es muy recomendable para viajes largos, debemos acostumbrarles primero. Lo ideal es buscarles un hueco en casa y dejarlo abierto. Cada vez que nuestro perro o gato se acerquen a el, o incluso entren, les premiaremos. Incluso podemos dejar allí su comida, o unos premios apetitosos para que se encuentren cuando pasen por ahí. Una vez que hayan perdido el miedo a entrar, cerraremos la puerta, tiempos cortos al principio, sin que se agobien. Así, podremos meterles fácilmente cuando llegue el viaje, y lo verán como un sitio tranquilo durante el viaje. Recordar también que el transportín debe tener un tamaño adecuado: ni demasiado grande ni demasiado pequeño. Los empleados de tiendas especializadas podrán ayudaros a escoger el ideal.

Por si teníais alguna duda... ¡Yo también voy!

Por si teníais alguna duda… ¡Yo también voy!

Si nuestra mascota se marea y suele vomitar, acercaos por la clínica y avisadnos con antelación. Disponemos de medicamentos que previenen el mareo, y hará que nuestras mascotas no le cojan manía al coche. Todos sabemos que un mal viaje le estropea las vacaciones a cualquiera. Debemos parar cada pocas horas para pasear a nuestros perros y dejar que estiren las patas y hagan sus necesidades. A los gatos podemos acostumbrarles previamente a llevar un arnés, y en ese caso también podremos sacarles a estirar las patas.

gato vacaciones

Una vez llegamos a nuestro destino en el caso de los perros, lo mejor es darles un buen paseo por los alrededores. Todos estamos cansados y deseando deshacer las maletas, pero eso evitará problemas como que nuestro perro marque parte del mobiliario, o que muerda algo que no deba. Una vez hecho esto, dejaremos que explore la casa tranquilamente (esto también para los gatos). Una idea genial es adelantarnos y colocar en el sitio que vaya a estar su camita, su arenero, y sus comederos. De esta forma, tendrán algo familiar y reconocible cuando lleguen.

Y ahora ¡a disfrutar! Una última puntualización: tengamos mucho cuidado con las medidas de “seguridad”. Cuidado con ventanas abiertas, o posibles vías de escape para nuestros gatos, y revisad bien el perímetro si vamos con nuestro perro a una casa con jardín. Todos estamos más relajados en vacaciones, pero un despiste puede hacer que nuestra mascota se escape, se desoriente al ser un sitio nuevo, y que no sepa volver. Y recordar que la vuelta de vacaciones puede ser dura para todos, incluidas las mascotas.

 

 


  • 0
Lua

El caso de Lua: la shar pei que supera sus miedos

Este mes quiero hablaros de Lua, una joven shar pei que acude desde cachorra a  Veterinaria Salburua. Sus dueños Alain y Ainara se desviven por ella, y por eso enseguida se dieron cuenta de que Lua no era como los otros perros. Le costaba mucho salir a la calle, y se asustaba mucho al ver otros perros: les ladraba desde muy lejos, y no era capaz de acercarse a ninguno, incluso huía hasta casa con riesgo de ser atropellada. Además Lua es toda una gourmet y no le gusta cualquier comida, por lo que nos costó bastante dar con un premio apetecible que pudiéramos usar con ella: ¡bendito paté de trixie! La comida con perros miedosos nos ayuda a valorar el grado de tranquilidad/nerviosismo del perro: si es capaz de comer en un entorno tranquilo, pero al acercarnos a lo que le asusta deja de comer, es que hemos avanzado demasiado deprisa y está demasiado preocupado.

Lua antes de llegar a su nuevo hogar. ¡Qué preciosidad!

Lua antes de llegar a su nuevo hogar. ¡Qué preciosidad!

Empezamos pronto a trabajar con ella: paseos por zonas tranquilas, ejercicios de atención, darle seguridad y dejarla elegir… ¡Como disfrutaba Lua en el parking de Mendizorrotza o en el campo! Los paseos mejoraban pero seguíamos teniendo un foco de miedo: los perros. Ahí entro Max, mi perrete veterano, que ayudó a Lua a aprender que los perros no dan miedo. Las primeras clases no podía dejar de ladrarle, ¡incluso a mucha distancia y a través de vallas! Pero poco a poco fuimos consiguiendo que confiara en sus dueños, y que fuera disminuyendo la distancia.

Esta es Lua disfrutando de su adorado paté. Encontrar algo que un perro miedoso sea capaz de comer y disfrutar en entornos extraños es muy importante para ayudarles en su recuperación.

Esta es Lua disfrutando de su adorado paté. Encontrar algo que un perro miedoso sea capaz de comer y disfrutar en entornos extraños es muy importante para ayudarles en su recuperación.

 

Lua es muy muy lista, y enseguida entendió que Max no solo no daba miedo, sino que su presencia podía hacer que ella recibiera paté al sentarse. Que divertido era ver como Lua miraba a Max, se sentaba frente a sus dueños y repetía el gesto si ellos no se habían dado cuenta. Las últimas clases, ¡Lua le pedía juego a Max! Eso si, Maxete, que ya es “perro viejo” no llegó a darle bola: la miraba como diciendo “todos estos días ladrándome, ¿y ahora quieres jugar? ¡Esta perra debe de estar loca!” Seguía habiendo algo de desconfianza en determinados gestos, pero paseaban juntos, y Lua empezó a ser capaz de cruzarse con perros por la calle mucho más tranquilamente.

Lua campo

Lua y sus dueños se mudaron a una zona más tranquila, y eso ayudó aún más a Lua: ahora quiere salir a la calle, y aunque le queda algo de inseguridad a veces con los perros, ya los tolera, y puede verlos en los paseos sin huir. Seguimos mejorando cada día, y es todo un placer ver como esta valiente perrita supera sus miedos, y oír cada avance y cada historia que cuentan sus dueños.

 

 


  • 0
perros ladridos

Tipos de ladrido

El ladrido de los perros es una forma de lenguaje, que complementa al lenguaje corporal canino. Los perros usan muchísimo más su lenguaje corporal, y solo en momentos muy puntuales usan sonidos, como gruñidos, ladridos… No obstante, esos momentos sacan de quicio a muchos propietarios, que se sienten muy molestos cuando su perro ladra. Vamos a intentar comprender mejor porqué ladran los perros, y espero que gracias a entenderles un poco mejor, aprendamos también a respetarles, y solucionar la situación cuando el ladrido sea un problema.

ladrido atencion

Como hemos dicho el ladrido es lenguaje, y como tal puede expresar emociones y situaciones muy diferentes. Aprender a diferenciar los diferentes tipos de ladrido nos ayudará a enfrentarnos mejor a la situación. A grandes rasgos podemos decir que existen 6 tipos de ladrido diferentes, y cada uno de ellos requerirá una actuación diferente por nuestra parte.

Ladrido de excitación: suele ser un sonido alto, agudo, y suele mostrar felicidad, excitación hacia algo bueno que va a pasar. Por ejemplo, los perros que ladran en el coche cuando ven que están llegando al parque en el que les encanta jugar.

Ladrido de aviso: de tono grave,corto, suele sonar algo parecido a “buf,buf”. El perro ha visto algo ante lo que estar alerta, y es su forma de avisarnos ante la presencia de algo extraño.

Ladrido de miedo: de tono alto, suele ser largo,varios seguidos, y puede acabar en un aullido. Muchas veces sigue al ladrido de aviso. Primero ve algo ante lo que ponerse alerta y acto seguido, se asusta  de  lo que haya visto, y pasa al ladrido de miedo.

Ladrido de guarda: es un ladrido grave, breve, que a menudo intercala gruñidos. Normalmente el perro busca defenderse de algo que le asusta, y protege el espacio en el que se encuentra, o algún objeto que piensa que pueden quitarle.

Ladrido de frustración: en sucesiones monótonas con el mismo tono, sin parar. Es el ladrido que realizan los perros que pasan mucho tiempo solos, encerrados o atados. Suele ser un derivado del estrés crónico.

Ladrido aprendido: ladridos cortos, con pausas intercaladas para ver si ha logrado su objetivo. Es el también llamado “ladrido de atención”. Es un ladrido que el perro realiza porque ha aprendido que consigue la atención de su dueño al realizarlo. Muchas veces, los dueños lo refuerzan sin quererlo al castigar al perro por ladrar, ya que están prestándole atención que es lo que el perro buscaba.

Los perros de búsqueda aprenden a ladrar para avisar cuando encuentran a alguien. El ladrido también puede ser algo positivo.

Los perros de búsqueda aprenden a ladrar para avisar cuando encuentran a alguien. El ladrido también puede ser algo positivo.

¿Qué podemos hacer si nuestro perro ladra? Observemos la situación en su conjunto: el entorno en el que ladra, que estamos haciendo nosotros, que sucede a nuestro alrededor… Eso nos ayudará a ver que tipo de ladrido es el de nuestro perro. Muchas veces basta saber el origen del ladrido para poder frenarlo. Es importante saber que el ladrido puede ser autoreforzante para el perro: en algunos casos simplemente ignorarlo no basta, ya que al perro le produce bienestar(dependiendo de la situación y del tipo de ladrido). Si aún así el problema se os escapa, os recomiendo que contactéis conmigo en la clínica, estaré encantada de ayudaros.

Os invito también a que, si el ladrido de vuestro perro os molesta, os toméis un momento, respiréis hondo, y contéis el tiempo que está ladrando. Muchas veces nos estresamos, y son apenas unos pocos minutos.  ¿Si la vaca muge, el pájaro pía, y el gato maúlla…. por qué no puede el perro ladrar?


  • 0
razas

¿Como se crean las razas?

Gracias a los blogs de meses anteriores, sabemos que los perros no son lobos, y como se originan los primeros perros. Pero, ¿como pasamos de los primeros perros a los cientos de razas tan diferentes de la actualidad? En ese caso entra en acción la mano del hombre, que comienza a seleccionar los perros según su función, su carácter o su aspecto.  Lo más sorprendente cuando hablamos de las razas de perro, son las grandes diferencias físicas que podemos encontrar. Desde chihuahuas de apenas un kilo, hasta mastines de más de 100kg. Blancos, atrigrados, a manchas… La variedad es casi infinita. ¿Sabemos el porqué de tantas diferencias? ¿Ha seleccionado el ser humano siempre a los perros por su aspecto?

Big_and_little_dog_1

Para entender un poco mejor todo este tema de la genética, vamos a hablar del experimento Belyaev. Belyaev fue un científico ruso que a finales de los años 50, realizó un experimento en relación a la domesticación del zorro plateado, un animal muy usado por aquella época en granjas rusas para obtener sus pieles, lamentablemente. Dichos animales eran salvajes, y no llevaban demasiado bien su cautiverio, lo que causaba problemas en su manejo. Belyaev quiso “domesticar” a estos animales, por lo que comenzó a realizar una cría selectiva. Escogió el rasgo de la docilidad: aquellos animales de mejor manejo y que se acercaban más a sus cuidadores eran los reproductores. En un periodo no demasiado largo (45 generaciones), obtuvo zorros domesticados, que no tenían ningún problema de manejo. No obstante, y esta es la parte que debemos recordar en la selección de los perros, estos zorros sufrieron cambios físicos además de comportamentales. Sus colas se irguieron, su orejas empezaron a estar caídas, e incluso cambiaron de color, comenzando a tener manchas en el pelaje. Curiosamente, comenzaron a parecerse más a perros que a zorros.

belyaev

La genética es una ciencia tremendamente complicada, pero lo que podemos aprender del experimento de Belyaev, es que cuando seleccionas una característica (ya sea conductual o física) en la cría, siempre hay otras características que van asociadas a la misma. Así que aunque creamos que estamos potenciando un rasgo concreto en la cría de una raza, estaremos a su vez impulsando otros, a veces deseados, y a veces no. Así es como surgen problemas y enfermedades típicos de unas razas en concreto: al seleccionarse algún otro rasgo (un color de pelo, un tamaño menor, un tipo de orejas en concreto,…), los criadores han fijado sin saberlo dicha enfermedad en la raza.

Cada vez más se intentan realizar tests para detectar dichas enfermedades, e intentar reproducir con animales sanos. Nuestra recomendación es que si deseáis adquirir un animal de raza, os aseguréis de adquirirlo en un criador que se asegure de la salud tanto física como mental de sus animales. Recordad que en pocas generaciones, pueden aparecer muchos cambios no deseados, y los cachorros pueden acabar con muchos problemas que podrían haberse evitado.


  • 0
perros basurero

El origen del perro como especie

En el blog anterior hablamos un poco del origen del perro, y aprendimos que el perro no proviene del lobo, como mucha gente cree, sino que ambos tienen un antepasado común del que parten ambas especies. Pero, ¿como se convierte el perro en “el mejor amigo del hombre” mientras que el lobo continua siendo una especie salvaje?

Los perros "sin dueño" de la actualidad nos recuerdan a lo perros de la antigüedad: reunidos en lugares en los que los humanos dejan sus desperdicios, para ellos fuente de cobijo y alimento.

Los perros “sin dueño” de la actualidad nos recuerdan a lo perros de la antigüedad: reunidos en lugares en los que los humanos dejan sus desperdicios, para ellos fuente de cobijo y alimento.

Entonces, ¿como pasaron los perros de ser unos carroñeros oportunistas, a las cientos de razas tan especializadas que conocemos? Como ya hemos visto, tras muchas generaciones, nos encontramos ya con una nueva especie, los perros, que se acercan a los asentamientos humanos y les han perdido el miedo. Es ahí donde entran los humanos. Algunos humanos verían como algo útil la presencia de los perros. Quizá como defensa o aviso frente a otros depredadores.  Quizá simplemente diesen más restos de comida a los animales que más les gustasen. Sea como fuere, los humanos se fueron involucrando con esta nueva especie, y seleccionando ciertos rasgos que les resultaban más atrayentes.  Para los humanos que criasen ganado, sería importante que los perros no atacasen a los animales, pero si protegiesen de otros depredadores. Puede que descubrieran que los perros “asustaban” al ganado y podían moverlo a voluntad, y seleccionasen aquellos más hábiles en esa tarea, hasta crear los perros pastores.  O los perros con mejor nariz les ayudaban en la caza. Es así como llegamos a los cientos de razas diferentes de la actualidad.

perros descansando

En el próximo blog, hablaremos de las diferencias físicas y genéticas entre las diferentes razas, lo cual es importante también para la clínica veterinaria en la actualidad.


  • 0
perro lobo

Un perro no es un lobo: desmontando el mito de la dominancia

Ya hace unos años que escribo este blog, y me he dado cuenta de que no os he hablado de un tema muy importante con respecto a  nuestros compañeros perrunos, un “malentendido” que ha conllevado que se apliquen técnicas de educación desfasadas y dañinas. Es el mito de la dominancia, que dice que en las manadas de lobos siempre existe un “alfa”, que es el líder que domina a los demás mediante la fuerza. Dice además, que el perro “viene del lobo”, y por lo tanto deben aplicarse las mismas reglas en las relaciones, y es por eso que debemos convertirnos en “líderes” mediante la fuerza y el sometimiento. Desmontemos ese mito.

Comencemos por el mito de la relación de dominancia entre los lobos. Esta teoría tiene su base en un libro de hace 40 años, escrito en 1970 por David Mech “El Lobo. Ecología y comportamiento de una especie en extinción “. Este libro lo escribe al poco de finalizar su doctorado, y basa todas sus teorías en el estudio de manadas de lobos creadas “artificialmente” por el ser humano, que junta lobos de distintas procedencias y que no están en libertad. Así, entre estos lobos se observan conflictos, en los que se basa para crear estas hipótesis de un lobo “alfa” que domina a los demás mediante la fuerza. Desde entonces, Mech ha continuado su estudio del comportamiento de los lobos, y se ha retractado de sus teorías iniciales,  escribiendo numerosos artículos al respecto. El estudio de los lobos en libertad nos enseña de forma resumida (siendo la realidad mucho más compleja y apasionante de estudiar, sin duda), que se unen en núcleos familiares, formados por una pareja, macho y hembra, y su progenie, tanto los lobeznos de la camada actual como los de camadas anteriores. Todos se vuelcan en el cuidado de los cachorros, y los adultos crecen en el núcleo familiar hasta que se “independizan” para buscar sus propias parejas. Por lo tanto todas las teorías posteriores sobre la dominancia, se basan en una hipótesis errónea.

perros coppinger

Pero es que además estos métodos de educación extrapolan estas teorías de dominancia del lobo porque creen que el perro proviene del lobo, que es su antepasado directo, y por lo tanto, deben de comportarse de manera similar. Podríamos reducir este razonamiento al absurdo fácilmente diciendo que si el humano “viene” del mono, debe de comportarse de forma similar, y todos veríamos el sinsentido de lo que decimos. Pero además, los científicos en la actualidad no se ponen de acuerdo sobre la procedencia del perro como especie. La teoría que ahora mismo parece tener más vigencia dice que el perro no proviene del lobo, sino que el perro y el lobo tienen un antepasado común del que parten estas dos especies. Si deseas saber más sobre la parte científica de como el perro evolucionó hasta ser lo que es hoy en día, con todas sus razas tan diferentes entre sí y tan especializadas, te recomiendo el libro “Perros, una nueva interpretación sobre su origen comportamiento y evolución” de Raymond y Lorna Coppinger. Es un libro de carácter científico, denso. No se puede decir que sea una lectura fácil, pero es un libro que ha marcado un antes y un después para muchos educadores caninos. Si deseas empezar con algo un poco más sencillo, en la clínica disponemos del libro “Dominancia ¿realidad o ficción? de Barry Eaton, que desmiente, con un cierto tono mordaz, muchos de estos mitos de la dominancia, como comer antes que el perro o pasar por delante en las puertas. Os lo recomiendo.

dominancia

Espero que este blog os haya ayudado a ver porqué ciertas técnicas de educación canina están desfasadas o se basan en conceptos erróneos. Existen métodos científicamente contrastados y amables con nuestros amigos perrunos. Si se pueden lograr los mismos resultados sin recurrir al conflicto o a la violencia, no veo una sola razón para no hacerlo.