El cascabel en perros y gatos

El cascabel en perros y gatos

Un hermoso gato con un bonito collar y un pequeño cascabel. Esta es una imagen bastante típica, en la que muchos no ven nada extraño. De hecho, muchas tiendas de animales venden collares de este estilo, especialmente recomendados para gatos. Y no solo los gatos “sufren” este problema, conozco más de un propietario que, por desconocimiento, ha puesto un cascabel en el collar a su perro, ya por que es un cachorro o por ser de raza pequeña porque “es que sino no lo veo y lo piso”.

perro cascabel

Los perros tampoco se libran de esta moda de los cascabeles.

Lo que a priori puede no parecer un problema, para nuestras mascotas si que lo es. Estar constantemente unidos a un cascabel que hace ruido cada vez que se mueven es una tortura para ellos, y genera muchísimo estrés y malestar. ¿Sabéis porqué?

En primer lugar, porque su oído es mucho más sensible que el nuestro. Y al estar colocado tan cerca de sus orejas, el sonido constante puede resultar terriblemente molesto. Imaginaos dar un paseo de media hora con un cascabel sonando constantemente en vuestro oído. ¿Incómodo verdad? Ahora imaginaos multiplicar el sonido por cuatro, y que en lugar de media hora, fuesen las 24 horas del día. Un sufrimiento horrible.

Para los gatos, acechar y cazar es una parte muy importante de su instinto.

Para los gatos, acechar y cazar es una parte muy importante de su instinto.

Además debemos recordar que los gatos especialmente son cazadores, para los que el ser silenciosos es terriblemente importante. Puede que vuestro gato no cace nada en vuestro piso (aunque eso habría que preguntárselo a las moscas e insectos que se atrevan a invadir su territorio), pero aún así, su instinto le pide ser sigiloso, y practicar la secuencia de caza (acechar, perseguir,…) mediante el juego. Y para eso necesita ser silencioso, por lo que el cascabel le supone un estrés aún mayor.

En los perros además, puede causarnos problemas si los sacamos con ellos a la calle. Otros perros pueden estresarse ante el constante tintineo de nuestro perro, y acabar pagándolo con él. Por todo esto, os aconsejamos que nunca pongáis cascabeles u otros elementos sonoros en los collares o arneses de vuestro animales. Ellos os lo agradecerán.