El respeto en el paseo

El respeto en el paseo

Pasear con nuestro perros es una actividad de la que nos gusta disfrutar a las dos partes, perros y humanos.No obstante, en algunos casos los paseos pueden dejar de ser algo agradable, e incluso convertirse en una pesadilla. Por eso desde este blog, queremos recordaros a todos algo muy importante cuando paseamos con nuestros perros: el respeto.

Debemos tener mucho cuidado en los parques caninos, no todos los perros tienen porqué llevarse bien con todos, o puede haber diferencias de tamaño que creen situaciones peligrosas.

Debemos tener mucho cuidado en los parques caninos, no todos los perros tienen porqué llevarse bien con todos, o puede haber diferencias de tamaño que creen situaciones peligrosas.

A todos nos encanta ver a nuestros perros correr y jugar con otros, pero no todos los perros disfrutan de esta actividad. Ya sea por miedo, porque tienen alguna dolencia física, o simplemente por su edad, algunos perros tratan de evitar los juegos con otros, e incluso pueden no querer saludar a otros perros (todos tenemos algún mal día, ¿verdad?). Por eso, llevemos a nuestro perro atado o suelto, lo ideal es que al ir a acercarnos a otro perro, preguntemos antes a su dueño. El es el que mejor conoce a su compañero, y el que podrá ayudarnos a que el encuentro acabe de la mejor forma posible. Quizá nos diga que pueden saludarse, pero no jugar porque es mayor y la artrosis hace que le duela la espalda. O quizá su perro tenga miedo de otros perros, y nos agradezca muchísimo que no nos acerquemos y que puedan disfrutar del paseo en calma. No hay nada más estresante que salir a pasear con tu mejor amigo sabiendo que le asustan los otros perros, y tener que pasar todo el paseo alerta por si un perro se acerca sin avisar.

Un paseo puede ser un gran momento de unión para todos los miembros de la familia.

Un paseo puede ser un gran momento de unión para todos los miembros de la familia.

Por esto es también muy importante que si queremos soltar a nuestro perros, tengamos trabajada una buena llamada, que nos permita controlarle y evitar que se eche encima de otros perros sin nuestro control. Muchos perros que comienzan acercándose a otros solo para jugar, al llevarse demasiados gruñidos (o incluso mordiscos) acaban teniendo miedo, y teniendo que evitar a otros perros. Todo ello, simplemente por permitirle acercarse a otros sin ningún control, y sin saber como lo recibirá el otro perro. Si no logras que tu perro venga cuando le llamas, te animo a acercarte a alguno de los talleres que imparto en la clínica, o a una clase particular conmigo. Verás como con un poco de trabajo, pronto conseguirás que tu perro acuda siempre que lo llames.

 


1