Eutanasia y luto

Eutanasia y luto

Este mes vamos a tratar un tema delicado, pero creo que muy importante para tod@s. Vamos a hablar acerca de la eutanasia y lo que sucede después de tomar esta dura decisión.

Definición de eutanasia según la rae:

  1. Acto de provocar intencionadamente la muerte de una persona (en este caso animal) que padece una enfermedad incurable para evitar que sufra.
  2. 2.
    Muerte sin dolores, molestias ni sufrimientos físicos.

Tomar la decisión de eutanasiar a nuestro animalito puede ser una de las decisiones más difíciles de nuestras vidas. Sabemos lo que nos aportan nuestras mascotas. Amor, fidelidad, cariño, compañía interminable…  por eso cuesta mucho decir adiós a los que tanto nos aportan. Lo primero quiero aclarar que en esta clínica estamos a favor de la eutanasia únicamente en casos de enfermedades incurables o con perdida importante de calidad de vida, ya sea por dolor o por otras causas. (Falta de movilidad, imposibilidad para alimentarse…)

También puede estar indicada en aquellos casos en los que el animal pueda poner en riesgo su vida o la de otros seres vivos.

Eutanasiar o no a vuestras mascotas es únicamente vuestra decisión. Nadie os puede coaccionar ni a hacerlo ni a no hacerlo y nosotras siempre respetaremos vuestras decisiones.

Cuando llega el momento de eutanasiar a mi animal? 

Os puedo asegurar que cuando os recomendamos eutanasiar a vuestro animal es porque no nos queda ni la más mínima duda de que es lo mejor para él. Siempre vamos a por todas y proponeros una eutanasia es un fracaso tanto para nosotras como para vosotros, y si aún si os lo mencionamos en algún momento es porque creemos que va a ser la forma más bonita de despedirnos de él, sin dolores, sin sufrimientos y con mucho amor y cariño.

Llegado el momento…

Hay 3 opciones igual de respetables llegado el momento de eutanasiar a nuestro animal. Podemos estar presentes durante todo el proceso, quedarnos hasta que el animal esté sedado y ya no sea consciente de lo que ocurre a su alrededor, o quedarnos directamente fuera de la consulta desde el principio. Nunca debéis culparos si no sois capaces de entrar a consulta en ese triste momento, no significa que no queráis a vuestros animales o que no os importe lo que suceda dentro de la consulta. Cada persona tiene diferentes formas de afrontar una muerte, y todas son igual de respetables.

Si puedo daros mi humilde opinión, en la mayoría de ocasiones es más reconfortante para el animal que permanezcáis a su lado al menos hasta que esté sedado y ya no sea consciente de lo que ocurre a su alrededor. En el último paso no sería necesario que permanecieseis en consulta ya que puede ser traumático para vosotros y vuestro animal no va a darse realmente cuenta de que estáis ahí.

sleeping-orange-tabby-cat-14457262424S9

Duelo

Después de haber tomado esta dura decisión nuestra cabeza puede sumergirse en un mar de dudas… ¿He hecho bien? ¿ Seguro que no ha sufrido? ¿ Por qué no pedí una segunda opinión? ¿Por qué no le llevé al veterinario antes? Estas preguntas que nos hacemos son totalmente normales y forman parte de nuestro duelo. Si os ayuda mi opinión he de deciros que normalmente las personas que realmente amáis a vuestros animales hacéis siempre lo correcto y lo que en ese momento os pareció mejor para ellos. Y no debéis culparos por lo sucedido.

Siempre va a haber personas que no entiendan los sentimientos que tenemos hacia nuestras mascotas ni el dolor que vamos a sentir cuando sintamos su pérdida. Por eso, la compañía de personas amantes de los animales va a ser primordial a la hora de pasar nuestro duelo. Va a ser importante esforzarnos en hablar acerca de la pérdida y desahogarnos lo que necesitemos.

Por último, no os cerréis a compartir vuestra vida con otros animales en el futuro. Es lógico y normal que después de una pérdida no queramos volver a pasar por esa tristeza pero os privaríais de volver a sentir el amor incondicional de otro amigo y también privaríais a otro ser vivo de ser feliz junto a vosotros.

“Solo muere quien es olvidado”

Os dejo esta bonita pero triste historia. La valentía de este dueño al tomar la decisión de eutanasiar a su querido amigo sin ni si quiera estar aun en una fase terminal pero sabiendo que nada bueno le espera. Asumir lo que va a pasar  y tomar la decisión pensando únicamente en su amigo.