Jugando con perros II: juguetes de inteligencia

  • 0
Max juguete

Jugando con perros II: juguetes de inteligencia

En los últimos meses, vuestros perros han aprendido a estar entretenidos usando su nariz, y se lo hemos puesto algo más difícil escondiendo premios tanto en juguetes caseros como en kongs. Llega la hora de la verdad, la hora de demostrar que nuestro perro es un auténtico Einstein del mundo perruno: los juguetes de inteligencia.

Con los juguetes de inteligencia debemos tener en cuenta varias cosas: primero, que aúnan tanto el olfato como el uso del cerebro, ya no basta simplemente con buscar. Segundo, que existen diferentes niveles, y como siempre, poner juegos demasiado difíciles frustrará a nuestro perro, aún más con estos juguetes. En el mercado existen diferentes juguetes y niveles. Los más conocidos son los de Nina Ottosson, que además vienen ya regulados por niveles. Los de plástico son fáciles de limpiar y de mantener, aunque debemos recordar jugar siempre con ellos bajo nuestra supervisión.

Max trilero

Uno de los juegos más sencillos a los que podemos jugar, de nivel 1, consiste en el juego del “trilero”, del que además podemos hacer una versión casera. Basta con coger unos vasos de plástico y hacerles unos agujeros para que el perro pueda oler la comida de su interior.  Ponemos premios en los agujeros o en el suelo. En primer lugar, no los tapamos aún, para que el perro entienda donde estará la comida. Posteriormente, vamos tapando algunos premios, para que el perro tenga que descubrir como sacarlos. Puede volcarlo con la pata, coger el vaso con la boca… Solo tenéis que vigilar que no lo rompa. Cuando ya sea hábil en sacar la comida, lo que haremos será poner comida debajo de solo alguno de los vasos.

Summer trilero

¿Queréis participar aún más en el juego? Coged 3 vasos, sentad a vuestro perro en el suelo delante vuestro, y mostradle como ponéis un cacho de comida debajo de uno de los vasos. Cuando toque ese vaso, lo levantáis para que pueda coger el premio. Repetidlo unas cuantas veces, y después moved los 3 vasos antes de permitir que vuestro perro intente deciros donde está el premio. Si toca uno que no es, levantadlo para que vea que ahí no está el premio, y dadle la oportunidad de volver a intentarlo. Con estos trucos, ¡podéis convertiros en los reyes de todas las fiestas!

Los juguetes de niveles de dificultad superiores requieren varios movimientos diferentes para conseguir el premio: por ejemplo, tienen que tirar de una cuerda para sacar una pieza, y después girar otra parte para llegar a acceder al premio. Casi siempre los juegos incluyen instrucciones sobre como jugarlos, pero por si acaso, recordad: poco a poco, y evitad que el perro se frustre. Si tiene que hacer 3 movimientos diferentes, empezad solo por el último, después añadid el paso anterior, y cuando ya controle esos dos, añadid el último.

Con todos estos juegos, ¡ya no tenéis escusa para no mantener entretenido a vuestro perro todo el invierno! Si tenéis cualquier duda, podéis preguntar por mi en la clínica, estaré encantada de ayudaros a jugar con vuestros amigos de cuatro patas de la forma correcta.