Parásitos internos=gusanos y mucho más

Parásitos internos=gusanos y mucho más

Normalmente cuando un veterinario os habla de parásitos internos os imagináis una lombriz en el intestino de vuestro animal. No vais desencaminados. Pero los parásitos internos son mucho más, si queréis saber qué más podemos encontrarnos dentro de un cuerpo… seguid leyendo porque hoy toca hablar de vermes, gusanos, lombrices, tenias, protozoos…

Vermes de toxocara

Vermes de toxocara

El tamaño de éstos parásitos es muy variable, muchos de ellos sólo se pueden ver en el microscopio, otros a simple vista y para los más tímidos hemos de hacer un test con sangre o con heces habitualmente.
Su función es vivir dentro de nuestro cuerpo mucho tiempo, sin dañarnos (porque entonces se les acaba el cuerpo del que viven y se tienen que buscar otro) Cada parásito prefiere una especie u hospedador, pero hay muchos que pueden vivir en diferentes hospedadores. Incluso pueden tener una especie para cada fase del ciclo. Si, porque los parásitos evolucionan, nacen, crecen, se reproducen, se diseminan… y no siempre lo hacen en el mismo cuerpo, sino que le gusta tener varias casas (la del fin de semana, la de diario y la de vacaciones)

Giardias vistas en microscopio electrónico

Giardias vistas en microscopio electrónico

En Veterinaria Salburua cuando un animal llega a su casa por primera vez recomendamos realizar una revisión y unos análisis de heces rutinarios. Como os he dicho los parásitos en un organismo fuerte y sano suelen vivir sin dar muchos problemas, pero si las defensas bajan o el hospedador tiene otra enfermedad que lo debilita entonces todo se complica. Y el cambio de domicilio, un viaje, una visita, una cirugía, la llegada de un bebé a casa…hay tantos momentos en la vida de nuestra mascota que son estresantes que en cualquier momento los parásitos internos pueden empezar a multiplicarse y dar problemas: diarreas, pérdida de peso, vómitos, neumonías, colitis con sangre, deshidratación, anemia…incluso pueden morir en poco tiempo si son muy jovencitos y el número de parásitos es muy elevado (en conejos con coccidiosis en ocasiones para que no llegamos a tiempo)

Gusanos adultos Trichuris

Gusanos adultos Trichuris

Es importante saber el ciclo de vida de cada parásito para evitar que se contagien, por ejemplo la hierba, la arena o un charco contaminado de heces puede tener huevos y formas infectantes de parásitos durante muchos muchos meses. Pensar qué pasa cuando un perro bebe agua de un charco en un parque en el que hacen cacas todos los animales del barrio, o en el campo donde hay animales silvestres que también defecan (y nadie recoge sus cacas) O cuando un gato o un hurón caza y se come un ratón. O cuando un conejo o una tortuga salen al jardín a comer hierba. O cuando un niño en los columpios o en la playa juega con la arena y se la mete a la boca. Porque hemos dicho que algunos parásitos no entienden de especie, y lo mismo les da estar en el intestino de un perro o en de un bebé.
En estudios hechos en parques de todo el país se detectaron casi el 50% contaminados por parásitos internos contagiosos.
La buena noticia es que los conocemos y sabemos cómo combatirlos, pasa por Veterinaria Salburua o llama al 945009009 y te explicamos cuál es el riesgo que tiene tu animal de compañía y que antiparasitario es el más adecuado para él.
Por tú salud, por su salud y por la de las personas que conviven en su entorno.