Los peligros de las correas extensibles

  • 0
Flexi

Los peligros de las correas extensibles

Si habéis acudido a alguna de mis consultas o talleres, problamente me hayáis oído hablar sobre las correas extensibles, y porqué las desaconsejo. He querido escribir este blog para poder compartirlo con todos vosotros. Espero que os sea de ayuda.

Llamamos correas extensibles a aquellas que permiten alargar o acortar la largura de la correa a voluntad, mediante un botón que bloquea o recoge el restante. A priori son una buena idea, pero la realidad es que en el día a día, crean una serie de problemas, alguno de ellos graves, y por eso creo que merece la pena comentarlos.

Correa extensible

En primer lugar, pueden provocar daños físicos graves. El tipo de cinta puede provocar cortes, e incluso casos extremos amputaciones. De hecho es algo que los mismos fabricantes advierten en sus instrucciones.  Por eso debemos vigilar mucho cuando manejamos estas correas: si paseamos despistados y con la correa larga, sin darnos cuenta podemos hacerle mucho daño a otras personas o perros con las que nos crucemos.

Otro riesgo que conllevan, es que se nos caiga la parte de plástico. Por la propia forma de actuar de la correa, si se nos cae este elemento, va a “perseguir” a nuestro perro, lo que puede aterrorizarlo, ya que es un elemento grande que va golpeando el suelo. He conocido y tratado perros con auténticos traumas derivamos de una caída de una correa extensible: el perro trataba de huir, pero la correa no dejaba de perseguirle golpeando el suelo con mucha fuerza. Un descuido puede hacer que nuestro perro tenga pánico a volver a salir a la calle, o incluso en los casos más graves, que se pierda o sea atropellado mientras huye de la correa. Por este motivo también desaconsejo colgar los portabolsas de plástico del extremo de la correa.

Una correa normal, arrastrada por el suelo, no tiene porqué asustar a nuestro perro.

Una correa normal, arrastrada por el suelo, no tiene porqué asustar a nuestro perro.

Y por último, aunque sea lo menos grave, es quizá lo más importante para muchas personas, y una de las grandes razones para desaconsejar estas correas: enseñan a nuestros perros a tirar de la correa. Si lo pensáis un momento es lógico: el perro consigue más distancia de correa aplicando tensión en la correa, es decir, tirando. A los perros que han paseado con este tipo de correas es mucho más difícil enseñarles a no tirar de ellas.

Un paseo tranquilo con la correa sin tensión: el paseo ideal.

Un paseo tranquilo con la correa sin tensión: el paseo ideal.

Pero entonces ¿que correa es la más adecuada? Cada situación y cada perro es diferente, y lo ideal es aconsejar cada caso de forma individual. Pero a grandes rasgos, una correo lisa de buen material de 2 metros es el mejor material para los paseos diarios.  2 metros es el máximo que se permite en zonas en los que los perros deben pasear atados, por lo tanto estaremos paseando de manera “legal”. Además permite que nuestro perro huela, haga sus necesidades y se relacione de forma correcta, cosa que una correa más corta no permitirá.

Si tenéis problemas con la correa en el paseo, no dudéis en contactarme, estaré encantada de ayudaros en todo lo posible.