Los peligros de las correas extensibles

  • 0
Flexi

Los peligros de las correas extensibles

Si habéis acudido a alguna de mis consultas o talleres, problamente me hayáis oído hablar sobre las correas extensibles, y porqué las desaconsejo. He querido escribir este blog para poder compartirlo con todos vosotros. Espero que os sea de ayuda.

Llamamos correas extensibles a aquellas que permiten alargar o acortar la largura de la correa a voluntad, mediante un botón que bloquea o recoge el restante. A priori son una buena idea, pero la realidad es que en el día a día, crean una serie de problemas, alguno de ellos graves, y por eso creo que merece la pena comentarlos.

Correa extensible

En primer lugar, pueden provocar daños físicos graves. El tipo de cinta puede provocar cortes, e incluso casos extremos amputaciones. De hecho es algo que los mismos fabricantes advierten en sus instrucciones.  Por eso debemos vigilar mucho cuando manejamos estas correas: si paseamos despistados y con la correa larga, sin darnos cuenta podemos hacerle mucho daño a otras personas o perros con las que nos crucemos.

Otro riesgo que conllevan, es que se nos caiga la parte de plástico. Por la propia forma de actuar de la correa, si se nos cae este elemento, va a “perseguir” a nuestro perro, lo que puede aterrorizarlo, ya que es un elemento grande que va golpeando el suelo. He conocido y tratado perros con auténticos traumas derivamos de una caída de una correa extensible: el perro trataba de huir, pero la correa no dejaba de perseguirle golpeando el suelo con mucha fuerza. Un descuido puede hacer que nuestro perro tenga pánico a volver a salir a la calle, o incluso en los casos más graves, que se pierda o sea atropellado mientras huye de la correa. Por este motivo también desaconsejo colgar los portabolsas de plástico del extremo de la correa.

Una correa normal, arrastrada por el suelo, no tiene porqué asustar a nuestro perro.

Una correa normal, arrastrada por el suelo, no tiene porqué asustar a nuestro perro.

Y por último, aunque sea lo menos grave, es quizá lo más importante para muchas personas, y una de las grandes razones para desaconsejar estas correas: enseñan a nuestros perros a tirar de la correa. Si lo pensáis un momento es lógico: el perro consigue más distancia de correa aplicando tensión en la correa, es decir, tirando. A los perros que han paseado con este tipo de correas es mucho más difícil enseñarles a no tirar de ellas.

Un paseo tranquilo con la correa sin tensión: el paseo ideal.

Un paseo tranquilo con la correa sin tensión: el paseo ideal.

Pero entonces ¿que correa es la más adecuada? Cada situación y cada perro es diferente, y lo ideal es aconsejar cada caso de forma individual. Pero a grandes rasgos, una correo lisa de buen material de 2 metros es el mejor material para los paseos diarios.  2 metros es el máximo que se permite en zonas en los que los perros deben pasear atados, por lo tanto estaremos paseando de manera “legal”. Además permite que nuestro perro huela, haga sus necesidades y se relacione de forma correcta, cosa que una correa más corta no permitirá.

Si tenéis problemas con la correa en el paseo, no dudéis en contactarme, estaré encantada de ayudaros en todo lo posible.


  • 0
niño y perro

Mascotas y niños

Para un niño criarse junto a una mascota tiene grandes beneficios. Les enseña responsabilidad, convivencia, e incluso hay estudios que demuestran que hay beneficios para su salud. Todos nos imaginamos la situación ideal de un bebé durmiendo junto a su querido gato, o de un niño paseando junto a su perro, pero llegar a esa situación ideal no viene “de gratis”, requiere de algo de trabajo de nuestra parte.

niño y perro playa

En primer lugar, tendremos que tener en cuenta “quien estaba primero” en casa. Si tenemos un perro adulto y poco acostumbrado a los niños, será buena idea hacer una habituación. Ponerle cintas con sonidos típicos de bebes, pasear con él y con el carrito antes de que llegue el bebé… Cuantas más situaciones pasen a ser normales antes del gran cambio, mejor. Si tenemos dudas de como se está habituando nuestro perro, o creemos que puede haber problemas, lo mejor es contactar con un profesional antes de que llegue el bebé; son los que mejor pueden ayudarnos a dar los pasos correctos.

Si tenemos un niño y queremos introducir una mascota, tendremos que tener en cuenta ciertas cosas a la hora de decidirnos. Un cachorro se acostumbrará más fácil al niño, pero también es cierto que dan mucho trabajo, y quizá juntarnos con dos pequeños terremotos, de dos y cuatro patas, no sea la mejor idea. Si no disponemos de mucho tiempo para pasear, por ejemplo, podemos optar por un gato, pero será importante también que sea un animal tolerante con los ruidos y movimientos que pueda hacer un bebé. Lo mismo si adoptamos un perro adulto: es importante asegurarnos de que es compatible con niños.

niño y gato

Vigilancia constante: bajo ningún concepto debemos dejar a la mascota y al niño juntos. Da igual lo bien que se lleven hasta el momento, tanto el niño como la mascota pueden hacer algún gesto imprevisto y asustar o dañar al otro. Por la seguridad de todos, jamás deben quedarse solos sin supervisión.

Dado que vigilaremos todas las interacciones, observaremos ya no solo que sean seguras, sino agradables para todos. Gran porcentaje de los mordiscos dentro del hogar son dirigidos a niños, y ocurren cuando no nos damos cuenta de la incomodidad del perro en ciertas situaciones. A los profesionales del sector se nos hiela la sangre cuando vemos a un niño jugando violentamente con un perro mientras el padre dice “no te preocupes, nunca le hace nada”.

Una gran idea es incorporar al niño en los momentos más divertidos que pasemos con nuestra mascota. Incorporarle por ejemplo a las sesiones de entrenamiento hará que el perro aprenda a obedecer al niño y a verle como un miembro más del grupo, y a que lo asocie con cosas divertidas. Y a los niños les encanta participar en las sesiones.
niñas y perro paseando
Que un niño y una mascota se críen juntos puede ser una aventura maravillosa, y es la forma de formar adultos responsables y amantes de los animales. Pero pueden surgir problemas por el camino: si vais a lanzaros a esta nueva aventura, o si estáis inmersos en ella pero os cuestionáis sobre alguna situación, no dudéis en contactar conmigo, estaré encantada de ayudaros a que todo salga a la perfección.


  • 0
Consulta blanca

Consejos para ir al veterinario

Para muchas de nuestras mascotas, la visita al veterinario no es algo muy placentero. Incluso para algunas puede suponer todo un trauma. Tanto es así, que incluso los propietarios llegan a agobiarse mucho, llegando al extremo de no acudir al veterinario salvo si el animal está muy grave. Por eso queremos daros una serie de consejos para facilitar las visitas al veterinario.

En primer lugar, ¡no esperes a que ir al veterinario sea un problema para hacer algo! Si tienes un cachorro, ya sea de perro o de gato, procura acostumbrarle desde pequeño. En Veterinaria Salburua os animamos a acudir todos los meses a desparasitar en la clínica hasta que cumplan el año. Esto no sirve solo para resolver dudas o dar la desparasitación: hace que se acostumbren a venir, y a que todas estas visitas sean agradables: damos muchos premios, intentamos dar la pastilla con algo rico de comer… La idea es que vuestra mascota no quiera marcharse de lo bien que lo está pasando.

Acostumbra a tu mascota a las manipulaciones en casa. Si en casa nunca le miramos las orejas, los ojos, le cortamos las uñas, etc, será difícil que no se asuste cuando el veterinario lo haga una o dos veces al año. Tenemos que añadir al lugar extraño que un desconocido nos haga manipulaciones que no nos gustan. Por eso, si trabajamos en casa que se acostumbren a tocarles poco a poco estarán mucho más receptivos cuando tenga que hacerlo el veterinario. En casa podéis permitiros el lujo de cortar una sola uña cada día para no agobiarles y que se acostumbren poco a poco, por ejemplo. Si esperáis a que estén larguísimas para coger cita con nosotros para que se las cortemos, va a ser muy difícil que la experiencia sea agradable, y cada vez le cogerán más miedo a cortar uñas. Si no sabéis como podéis trabajar estas manipulaciones, podéis coger una cita conmigo, la educadora canina, para que os ayude en el proceso.

El veterinario no es el lugar para exigir nada. Como ya hemos dicho, es un lugar extraño, que huele a otros animales, en el que a veces puede haber varios animales distintos en la sala de espera… Seguro que tu mascota es muy obediente en su día a día, pero cuando viene a la clínica hay muchas cosas que pueden distraerle y agobiarle. Es normal que no quiera sentarse en la báscula, ya que no es tan estable como el suelo. O puede que se quiera mover por la sala de espera e investigar porque necesita oler para sentirse más tranquilo, estar sentado al lado tuyo solo le agobiará más. Por lo general un perro para sentirse tranquilo necesita oler los lugares nuevos a los que acude: una vuelta por la sala de espera sin pedirle nada ayudará mucho. Con los gatos esperaremos a estar en la consulta, una vez allí abriremos el transportín y dejaremos un tiempo para darle la oportunidad de salir por si mismo, explorar…

Si vuestra mascota tiene alguna necesidad especialcomunicádnoslo. Puede que a vuestro perro le den miedo los otros perros, que vuestro gato no haya visto nunca un perro y se sienta incómodo, o que un perro muy grande asuste a vuestro loro. Intentamos estar atentas a los estados de ánimo de vuestras mascotas, pero no les conocemos tanto como vosotros. No sintáis vergüenza en avisarnos, nada nos duele más que no darnos cuenta y que uno de nuestros clientes pase un mal rato en nuestra clínica.

Muchos premios y contactos agradables hace que los perros acudan mucho más tranquilos al veterinario.

Si lo necesitas, acude a consultas blancas. Llamamos así a consultas en las que no se realiza ningún acto veterinario, sino que se usan para acostumbrar a la mascota al veterinario. Puede que comencemos simplemente con venir a la sala de espera y que la recepcionista le de unas chuches. Después haremos que pase a la consulta sin tocarle, de nuevo intentando asociar la visita con chuches, caricias (si ellos quieren) y cosas agradables. Poco a poco, según se sientan más cómodos, introduciremos alguna manipulación, subir a la mesa… Todo esto lleva tiempo, pero mejora mucho la relación con el veterinario a largo plazo.


  • 0
perro saluda

El respeto en el paseo

Pasear con nuestro perros es una actividad de la que nos gusta disfrutar a las dos partes, perros y humanos.No obstante, en algunos casos los paseos pueden dejar de ser algo agradable, e incluso convertirse en una pesadilla. Por eso desde este blog, queremos recordaros a todos algo muy importante cuando paseamos con nuestros perros: el respeto.

Debemos tener mucho cuidado en los parques caninos, no todos los perros tienen porqué llevarse bien con todos, o puede haber diferencias de tamaño que creen situaciones peligrosas.

Debemos tener mucho cuidado en los parques caninos, no todos los perros tienen porqué llevarse bien con todos, o puede haber diferencias de tamaño que creen situaciones peligrosas.

A todos nos encanta ver a nuestros perros correr y jugar con otros, pero no todos los perros disfrutan de esta actividad. Ya sea por miedo, porque tienen alguna dolencia física, o simplemente por su edad, algunos perros tratan de evitar los juegos con otros, e incluso pueden no querer saludar a otros perros (todos tenemos algún mal día, ¿verdad?). Por eso, llevemos a nuestro perro atado o suelto, lo ideal es que al ir a acercarnos a otro perro, preguntemos antes a su dueño. El es el que mejor conoce a su compañero, y el que podrá ayudarnos a que el encuentro acabe de la mejor forma posible. Quizá nos diga que pueden saludarse, pero no jugar porque es mayor y la artrosis hace que le duela la espalda. O quizá su perro tenga miedo de otros perros, y nos agradezca muchísimo que no nos acerquemos y que puedan disfrutar del paseo en calma. No hay nada más estresante que salir a pasear con tu mejor amigo sabiendo que le asustan los otros perros, y tener que pasar todo el paseo alerta por si un perro se acerca sin avisar.

Un paseo puede ser un gran momento de unión para todos los miembros de la familia.

Un paseo puede ser un gran momento de unión para todos los miembros de la familia.

Por esto es también muy importante que si queremos soltar a nuestro perros, tengamos trabajada una buena llamada, que nos permita controlarle y evitar que se eche encima de otros perros sin nuestro control. Muchos perros que comienzan acercándose a otros solo para jugar, al llevarse demasiados gruñidos (o incluso mordiscos) acaban teniendo miedo, y teniendo que evitar a otros perros. Todo ello, simplemente por permitirle acercarse a otros sin ningún control, y sin saber como lo recibirá el otro perro. Si no logras que tu perro venga cuando le llamas, te animo a acercarte a alguno de los talleres que imparto en la clínica, o a una clase particular conmigo. Verás como con un poco de trabajo, pronto conseguirás que tu perro acuda siempre que lo llames.

 


  • 0
dog and cat

Adaptación entre mascotas nuevas

Introducir un nuevo miembro en la familia siempre es motivo de ilusión, sea de la especie que sea. Todo animal cuando llega a un nuevo hogar pasa por un periodo de adaptación, y tendremos que tenerlo en cuenta para que se sienta cómodo y acogido. En el caso de que ya hubiera una mascota en la casa, la cosa puede complicarse un poco, ya que tendremos que tener en cuenta a los dos miembros de la familia: el nuevo y el veterano.

En primer lugar tendremos que tener muy en cuenta a nuestra mascota actual antes de pensar en ampliar la familia. Si tenemos un perro muy mayor, con problemas de artrosis y al que le cuesta caminar, tal vez introducir un cachorro muy activo no sea la mejor opción para nuestro abuelete, ya que suelen ser muy intensos, querer jugar… Aunque si lo hacemos bien y damos muchas opciones de descanso y recuperación a nuestro abuelete, puede que incluso le incentive a jugar y a pasar por una “segunda juventud”. Si tenemos un macho que no se lleva bien con otros machos, quizá lo mejor sea pensar en tener una hembra, pero entonces tendremos que tener en cuenta las medidas de seguridad para no tener embarazos no deseados.

gato y pajaro

 

También tendremos que considerar la “compatibilidad” entre nuestras mascotas sobre todo si son de especies diferentes, ya que en muchos casos estamos hablando de depredadores y presas. Si tenemos un gato muy cazador, tendremos que tener mucho cuidado si pensamos en traer a casa un ave, por ejemplo. Si tenemos un conejo y pensamos en coger un perro, tendremos que asegurarnos que la situación es segura para nuestro conejo, y será mejor que elijamos una raza con menor instinto de caza. La combinación conejo+perro de caza, aunque puede salir bien en casos muy concretos, no es a priori la mejor idea. En la mayoría de casos, y siempre que juntemos un depredador con una presa, o siempre que haya una diferencia de tamaño importante, nuestra recomendación es mantener a las mascotas separadas siempre que no haya supervisión por nuestra parte. Si tenemos un pequeño chihuahua y un gran danés no será buena idea dejarlos juntos sin supervisión por muy bien que se lleven. El gran danés puede hacer mucho daño al chihuahua simplemente jugando, al irse a tumbar…

perro grande

Si estáis pensando en aumentar la familia, os recomendamos que llaméis a la clínica y nos consultéis, estaremos encantadas de ayudaros para que todo vaya como la seda. Es preferible que os informéis y sepáis como realizar el primer encuentro antes de tener a las dos mascotas ya juntas: la primera impresión importa, ¡y mucho!


  • 0
abrazo perro

Refuerzos y castigos

En la educación canina a menudo hablamos de refuerzos y castigos. Son términos muy usados, pero no siempre los comprendemos en toda su magnitud, ni que implicación tienen en la educación de nuestros perros.

Si hablamos de comportamientos en términos generales, diremos que todo comportamiento que sea reforzado incrementará sus posibilidades de repetirse, y aquel que sea castigado disminuirá la probabilidad de repetirse. Llevado a la práctica no es tan fácil, por varias razones.

En primer lugar, los refuerzos y castigos no son universales, sino que son únicos y exclusivos para cada individuo. Para un perro un simple grano de su pienso puede ser premio suficiente para hacer un triple salto mortal con tirabuzón.  Para otro un chuletón tierno y jugoso puede no ser motivo suficiente para levantarse del sofá. Debemos conocer a cada individuo, sus gustos y preferencias. Normalmente se usan premios de comida para premiar ejercicios concretos y más bien “tranquilos”, como un sentado, un quieto, … El juego como el mordedor, la pelota… suele usarse para premiar ejercicios más intensos, como una llamada. Pero esto son generalidades de nuevo, y para muchos perros puede no servir. Un perro muy social puede tener como mejor premio una caricia, y otro sin embargo su mejor premio por venir, es dejarle volver a irse. Yo misma tengo una perra a la que el grano de pienso con menos sabor que te puedas imaginar es motivación suficiente para hacer lo impensable, y la sobreexcita bastante.

Los refuerzos no son universales, son distintos para cada perro, y no siempre hablamos de comida. Imagen de Sophia Yin https://drsophiayin.com/

Los refuerzos no son universales, son distintos para cada perro, y no siempre hablamos de comida. Imagen de Sophia Yin https://drsophiayin.com/

Un ejercicio interesante es hacer una escala del 1 al 10 de los mejores refuerzos para tu perro. Escoger una serie de premios de comida diferentes, de juguetes… Y enfrentarlos por parejas, y dejar que nuestro perro escoja. Los resultados a veces son sorprendentes, y lo que pensábamos que le encantaba, resulta que está muy lejos del top 3.

Lo mismo ocurre con los castigos. Para un perro simplemente que le levantemos un poco la voz puede ser un castigo atroz,llegando al punto de esconderse, huir, llorar o incluso orinarse encima. Nosotros pensamos que “no es para tanto”, pero para ese animal lo es. A otro sin embargo podemos gritarle a pleno pulmón, y no solo no verlo como un castigo, sino que lo vea como un premio ya que consigue nuestra atención.

Una caricia puede ser un gran refuerzo, siempre que el perro lo perciba como algo positivo, como este cachorrete.

Una caricia puede ser un gran refuerzo, siempre que el perro lo perciba como algo positivo, como este cachorrete.

En la educación canina en positivo trabajamos sin castigos. Pero según hemos comentado al principio, el castigo disminuye la repetición de los comportamientos… ¿Entonces porqué no usarlo? En primer lugar, porque como seres inteligentes que somos, podemos buscar otra manera, y si podemos, ¿por qué no hacerlo? Pero si esto no parece motivo suficiente, hay más razones. En primer lugar, que tal y como hemos dicho la percepción del castigo es diferente para cada individuo. Un castigo tiene que ser lo suficientemente fuerte (ya sea oral o físico) para que el perro lo vea como algo negativo. Podemos pensar que estamos castigándole si le gritamos ¡No!, y en realidad, le estamos premiando porque ha conseguido nuestra atención, por lo que estamos perpetuando la conducta que no nos gustaba. Esto es lo que ocurre en la mayoría de situaciones. Al fin y al cabo ¡queremos a nuestros perros! Nadie quiere hacerles daño ni molestarles, solo queremos que aprendan.

Pero es que además, si conseguimos aplicar la suficiente intensidad de castigo, tendremos que incrementarla con el tiempo, ya que los perros se vuelven resistentes a los castigos con el tiempo. Y científicamente se ha demostrado que los castigos suelen reportar otras complicaciones debidas al estrés y otros problemas derivados (quizá consigamos que no tire de la correa, pero acabe siendo agresivo con otros perros…¿no compensa,verdad?).

Oiane y taimi

Los deportes caninos, como el dogfrisbee, el agility… Se enseñan mediante refuerzos, nunca con castigos. Al fin y al cabo ¡es un juego!

Si tu perro tiene comportamientos que no te gustan o no te parecen adecuados, siempre es preferible contactar con un educador canino en positivo o un etólogo que os oriente y guíe. Serán los que mejor podrán ayudarte a aprender cuales son para tu perro los mejores refuerzos, y te hará ver si estás reforzando sin quererlo las conductas que no te gustan.


  • 0
besos

Amputaciones estéticas

Desde el año pasado por fin es ilegal la realización de amputaciones por motivos estéticos en animales de compañía, lo cual supone un gran avance en materia de bienestar animal. Hacer pasar a un animal por una cirugía cuya recuperación suele ser costosa y dolorosa parece un sinsentido, pero además quiero hablaros de las razones por las que debe evitarse desde el punto de vista de la educación canina.

¿Adivinas que soy? ¡Soy un doberman! ¿A que soy precioso con mis orejas y mi cola intactos?

¿Adivinas que soy? ¡Soy un doberman! ¿A que soy precioso con mis orejas y mi cola intactos?

Como ya hemos hablado anteriormente en otros blogs, los perros son animales muy visuales, que se comunican entre ellos por movimientos y posturas. Unas orejas hacia atrás querrán decir que el perro tiene miedo, o desconfianza, y son una señal para el otro perro para no acercarse más. Una cola que se mueve, en conjunción con otras señales (¡no todos los perros que mueven la cola están contentos!) querrá decir que el perro quiere saludar. Si amputamos estas extremidades, haremos que su comunicación sea mucho más limitada.

La cola y las orejas son partes muy importantes de la comunicación canina... ¡Y nos ayuda a mantener el equilibrio cuando jugamos!

La cola y las orejas son partes muy importantes de la comunicación canina… ¡Y nos ayuda a mantener el equilibrio cuando jugamos!

Esa falta de capacidad de comunicación provoca que estos perros tengan que hacer gestos mucho más exagerados para lograr comunicarse. Por ejemplo, un perro con la cola amputada no podrá mover solo ligeramente la cola, sino que tendrá que mover todo su tercio posterior para hacerse entender. Esto también puede asustar a otros perros, y lo que se inició como una gesto de saludo, puede acabar en una pelea si el perro con la amputación es muy insistente. En muchos casos estos perros al no lograr comunicarse con los otros y tener siempre “problemas”, acaban teniendo miedo de interactuar con otros perros, y ese miedo puede hacer que parezcan agresivos.

La cola ayuda a nuestros perros a mantener el equilibrio, y las orejas protegen los oídos de la suciedad. Anatómicamente tienen su razón de ser, y su amputación solo genera problemas. Por eso desde Veterinaria Salburua celebramos que ya no se realicen este tipo de intervenciones.


  • 0
Dog eye makro

La visión de los perros

Hace ya un tiempo hablamos en nuestro blog del olfato de los perros. Esta vez vamos a hablar de la visión, otro de los sentidos que más importancia tienen para ellos. La  visión de los perros es muy diferente a la nuestra, en ángulo de visión, colores… Incluso es diferente entre unas razas de perros y otras, al variar enormemente las formas de las cabezas.

Los perros no comparten nuestra misma perspectiva. En primer lugar, porque nuestra altura es muy diferente, lo que nos da visión general del terreno mucho mejor. Por otro lado, el ángulo visual de los perros es mucho más ancho ya que sus ojos están más lateralizados que los nuestros, lo que hace que no tengan que girar la cabeza para ojear el terreno.

teaserbox_2463382772

Su sensibilidad a la luz también difiere mucho de la nuestra. Son mucho más sensibles a la luz gracias a una capa especial del ojo, el tapetum lucidum, que nosotros no poseemos. Esta capa en la parte trasera de su ojo actúa como un espejo y refleja la luz, lo que hace que vean mejor en condiciones de poca iluminación.

ojos

En cuanto a agudeza visual (la capacidad de separar dos objetos visualmente en la distancia) somos nosotros los que ganamos. Tenemos más precisión para ver la distancia entre las cosas de lejos, los perros necesitan acercarse. Al ser depredadores, tienen mayor capacidad de detectar el movimiento, y perciben movimientos muy leves que escapan al ojo humano.

colores

Y en cuanto al color, existe el mito de que los perros ven en blanco y negro, pero eso no es cierto. La capacidad de percibir colores nos la dan los diferentes conos, un tipo de células de los ojos. Los humanos tenemos 3 tipos de conos diferentes, y los perros solo dos. Por lo tanto ven en dos tonalidades, pero no en blanco y negro. Son más sensitivos con colores verde-amarillentos y violeta-azulados, pero no perciben colores rojizos, viéndolos como una especie de gris. Seguro que entender mejor como es la visión de los perros nos ayudará a comprenderles mejor.

 

 

 

 


  • 0
perro negro

El síndrome del perro negro

El síndrome del perro negro es algo que los que colaboran con protectoras conocen muy bien, ya que sucede en todas ellas. Este síndrome describe que los perros  (y gatos, ellos tampoco se libran) de color negro tienen muchos más problemas a la hora de encontrarles un hogar. Todas las protectoras conocen casos de perros negros, perfectamente sanos, amigables, sin ningún tipo de problema, que no son adoptados, y pasan su vida en sus instalaciones sin que nadie se fije en ellos.
¿Por qué sucede esto? Existen varios motivos. Por un lado, es habitual que el cine y la televisión, cuando quieren mostrar un perro agresivo y que de miedo, utilicen perros negros o muy oscuros, para que resulten más amenazadores. Con los gatos ocurre que las supersticiones sobre la mala suerte hacen que la gente no quiera adoptar gatos negros. El estigma de los animales negros se convierte en algo cultural, y en muchos casos son amigos o familiares los que impiden a una persona adoptar un animal de estas características: “es que me da miedo” ” va a traerte mala suerte”.

labrador

Por otro lado, los animales negros son mucho más difíciles de fotografiar. Se reflejan peor sus personalidades y facciones, por lo que es más difícil que ocurran casos de “amor a primera vista”, en los que un posible adoptante vea una foto en una página web y se enamore de ellos. Muchas protectoras conocen este problema, e intentan resaltar más a sus animales negros, con bandanas, pañuelos, o incluso contando con la colaboración de fotógrafos profesionales que realizan preciosas fotografías de estos animales.

Muchos ya conocéis a Taimi: ¿a que es preciosa? Y no puede ser más buena y cariñosa.

Muchos ya conocéis a Taimi: ¿a que es preciosa? Y no puede ser más buena y cariñosa.

Con este blog, esperamos ayudar a concienciar a los futuros adoptantes sobre esta situación. Como propietaria de una perra negra, puedo aseguraros que son igual de buenos y cariñosos, y que no se merecen esta discriminación. La próxima vez que penséis en adoptar un perro o un gato… ¿por qué no uno negro?


  • 0
perro coche

Viajar con nuestras mascotas

Llega agosto, las vacaciones, y toda la familia está deseando viajar y disfrutar de un merecido descanso. Cada día encontramos más hoteles, apartamentos, etc. que aceptan a nuestras mascotas, es más, ha surgido un nuevo tipo de turismo ¡con casas rurales pensadas especialmente para ellos! Existen numerosas webs en las que podemos localizar alojamientos a los que pueda acudir toda la familia. Los perros, gatos e incluso los conejos o aves son animales de costumbres… ¿Cómo podemos facilitarles el cambio que suponen las vacaciones?

vacaciones

En primer lugar, tengamos en cuenta el viaje. ¿Cómo vamos a desplazarnos? Lo más habitual si viajamos con animales suele ser el coche. Muchas veces, nuestras mascotas solo viajan en coche para trayectos breves. Algunos, como muchos gatos, ¡solo para ir al veterinario! Si les acostumbramos previamente al medio de transporte en cuestión, nuestro viaje será mucho más placentero. Si vamos a usar un transportín, lo cual es muy recomendable para viajes largos, debemos acostumbrarles primero. Lo ideal es buscarles un hueco en casa y dejarlo abierto. Cada vez que nuestro perro o gato se acerquen a el, o incluso entren, les premiaremos. Incluso podemos dejar allí su comida, o unos premios apetitosos para que se encuentren cuando pasen por ahí. Una vez que hayan perdido el miedo a entrar, cerraremos la puerta, tiempos cortos al principio, sin que se agobien. Así, podremos meterles fácilmente cuando llegue el viaje, y lo verán como un sitio tranquilo durante el viaje. Recordar también que el transportín debe tener un tamaño adecuado: ni demasiado grande ni demasiado pequeño. Los empleados de tiendas especializadas podrán ayudaros a escoger el ideal.

Por si teníais alguna duda... ¡Yo también voy!

Por si teníais alguna duda… ¡Yo también voy!

Si nuestra mascota se marea y suele vomitar, acercaos por la clínica y avisadnos con antelación. Disponemos de medicamentos que previenen el mareo, y hará que nuestras mascotas no le cojan manía al coche. Todos sabemos que un mal viaje le estropea las vacaciones a cualquiera. Debemos parar cada pocas horas para pasear a nuestros perros y dejar que estiren las patas y hagan sus necesidades. A los gatos podemos acostumbrarles previamente a llevar un arnés, y en ese caso también podremos sacarles a estirar las patas.

gato vacaciones

Una vez llegamos a nuestro destino en el caso de los perros, lo mejor es darles un buen paseo por los alrededores. Todos estamos cansados y deseando deshacer las maletas, pero eso evitará problemas como que nuestro perro marque parte del mobiliario, o que muerda algo que no deba. Una vez hecho esto, dejaremos que explore la casa tranquilamente (esto también para los gatos). Una idea genial es adelantarnos y colocar en el sitio que vaya a estar su camita, su arenero, y sus comederos. De esta forma, tendrán algo familiar y reconocible cuando lleguen.

Y ahora ¡a disfrutar! Una última puntualización: tengamos mucho cuidado con las medidas de “seguridad”. Cuidado con ventanas abiertas, o posibles vías de escape para nuestros gatos, y revisad bien el perímetro si vamos con nuestro perro a una casa con jardín. Todos estamos más relajados en vacaciones, pero un despiste puede hacer que nuestra mascota se escape, se desoriente al ser un sitio nuevo, y que no sepa volver. Y recordar que la vuelta de vacaciones puede ser dura para todos, incluidas las mascotas.