Jugando con perros I

Kong perro

Jugando con perros I

Categoría: blog.

Si leísteis el post anterior sobre como aprender a jugar con nuestros perros, ya deberíais de ser unos expertos en los juegos de olfato básicos. Sino, os animo a que lo leáis y empecéis por esos juegos más sencillos.

Ahora que vuestros amigos de cuatro patas ya saben usar su nariz, es momento de ponerles las cosas algo más difíciles. Existen juguetes en el mercado que aúnan la búsqueda con los juegos de inteligencia. Necesitamos enseñarles previamente a buscar usando la nariz para que detecten que dentro de los juguetes hay comida y deseen conseguirla, y usarán su inteligencia para descubrir como obtenerla.

Taimi tentetieso

Es importante no excedernos en la dificultad en estos juegos, y que la subamos progresivamente, sino nuestras mascotas se frustrarán y no querrán volver a jugar. Existen juguetes en el mercado que podemos usar para este tipo de juegos, como los famosos Kong, que además tienen la cualidad de ser indestructibles (siempre que los compremos del tamaño y tipo de goma adecuados para nuestros perros). Podéis acercaros a la clínica y os asesoraremos sobre cual es el mejor en vuestro caso.

También podemos hacer juguetes caseros que les diviertan y estimulen, aunque en este caso la recomendación es que los usen siempre bajo nuestra supervisión, para evitar que ingieran cartón o plástico. Estos juegos, además, no son aptos para todos los perros por el mencionado riesgo de ingestión.

Podemos utilizar diferentes elementos que tengamos en casa para esconder y hacer más difícil que nuestro perro encuentre la comida. Por ejemplo, podemos usar cartones de leche, rollos acabados de papel higiénico, toallas… La clave, como siempre, está en aumentar la dificultad de forma gradual. Si usamos una toalla, al principio podremos el premio encima, y daremos solo un doblez. Posteriormente, iremos enroscándolo más, y haciéndolo más difícil usando más capas. Con las cajas, usaremos solo una al principio, incluso casi abierta del todo, y posteriormente, podemos cerrarla más, incluso meter una dentro de otra… recordar hacer unos agujeros de ventilación para que puedan oler los premios.

Recordad que buscamos que nuestros perros piensen y busquen soluciones… Y sus bocas y sus dientes son una parte importante de su cuerpo, que les ayuda a solucionar problemas, al no disponer de manos como nosotros. ¿Qué quiere decir esto? ¡Romper, rasgar y destrozar está permitido, por supuesto! De ahí que debamos vigilarles y estar siempre presentes.

kong relleno

Si vuestro perro es demasiado bruto, y teméis que coma algo, podéis probar con la toalla, o con juguetes prefabricados de los que hemos hablado. En el kong también podemos rellenarlo con diferentes dificultades: empezaremos con premios pequeñitos que salgan fácilmente, y después mezclaremos pequeños con algo más grandes, o incluso con premios tipo paté que tengan que chupar.

Y ahora, ¡a jugar! El próximo mes hablaremos de juegos algo más complicados que pondrán a prueba el cerebro de vuestros perros.


1