Leslie y Belén, un equipo inmejorable

  • 0
Leslie Imagen destacada

Leslie y Belén, un equipo inmejorable

Leslie es una de nuestras pacientes más memorables. La conocemos desde que era pequeña, una bolita de algodón blanca. Belén siempre la ha cuidado inmejorablemente, peinado, alimentado con pienso Premium y seguido todas nuestras indicaciones al pie de la letra.

Leslie 1

A pesar de eso a lo largo de estos 10 años ha tenido diferentes procesos en  los que hemos tenido que ayudar para que Leslie se recuperase.

Tuvo hongos, y con ese pelazo no veáis lo que fue… meses y meses de limpiar con aspirador y vapor de agua caliente para destruir esporas (la mítica vaporeto aquí fue fundamental)

El pelo no sólo nos jugó esa mala pasada, sino que cuando intentamos darle una dieta geriátrica al llegar a los 8 años, cosa que recomendamos a todos los gatos, tuvo varios episodios de estreñimiento muy fuertes.  Leslie al ser una gata persa necesita mucha fibra en la dieta para poder defecar con frecuencia. No os podéis imaginar la de cacas y cacas que hemos explorado de Leslie, la de fotos que nos ha enviado Belén. Jajaja cualquiera que vea esos mails pensará: ¿Tanto jaleo porque una gata haya defecado? Y es que las conversaciones eran en plan: “Leslie hoy ha defecado 7 bolitas, te mando fotos” y yo contestaba” Qué bien! Que cacas más chulas!” Si alguno de vosotros tenéis un gato estreñido seguro que lo entendéis, para el resto… ni lo intentéis, seguro que os parece raro raro.

Me acuerdo perfectamente del lunes día que Belén vino muy preocupada porque Leslie no comía y en la exploración vi que tenía las encías de color amarillento. Oh! Algo muy grave pasaba. La hospitalizamos con suero y al hacer análisis nuestras sospechas se confirmaron. El hígado de Leslie estaba enfermo, muy enfermo. Era cuestión  de día que comenzara a comer y que el hígado respondiera a la medicación intravenosa… la situación era muy grave. Ya en esa ocasión hace casi 3 años Belén demostró todo lo que estaba dispuesta a hacer por su gata.  Un horario estricto de comidas y medicaciones fueron necesarios para que se recuperase, y lo consiguió. ¡No nos lo podríamos creer! ¡Qué alegría…!!

Y es que Leslie es una luchadora. Pero a pesar de ello la edad le va pasando factura. Unos quistes renales (muy frecuentes en gatos persas) le fueron diagnosticados en una ecografía. Así que tuvimos que volver a cambiar la dieta para ayudar a que sus riñones siguieran funcionando bien. También añadimos benaceprilo para ayudar a los riñones y comenzamos a analizar la orina de forma frecuente. A raíz de cambiar la dieta comenzó a crear piedritas en la orina. Hizo falta otro cambio de dieta para disolver los cálculos…y un montón de ecografías para asegurarnos de que mientras tanto los riñones, el hígado y el páncreas fueran aguantando.

Leslie vomitaba de vez en cuando, tenía eructos pero se mantenía bien de peso y el estreñimiento lo íbamos controlando, pero hace un mes tuvo otra crisis… no quería comer, varios vómitos en pocos días… y esta vez sí, en la ecografía claramente el páncreas estaba afectado. Así que tuvimos que ingresarla con suero de nuevo. Belén lo pasó fatal esos días, porque adora a Leslie y aunque siempre hace lo mejor para ella estar sin su gata en casa no era fácil. Seguro que muchos de vosotros lo entendéis.

Leslie 2

Si queréis saber más sobre el tratamiento que administramos en pancreatitis podéis leer el post de nuestro blog “Un perro que vomita puede tener pancreatitis” (http://veterinariasalburua.com/un-perro-que-vomita-puede-tener-una-pancreatitis/)

Las últimas semanas han sido largas, suero, medicaciones, comida en forma de papilla. Horarios escritos de alimentación, hasta le hemos cortado el pelo para que no se nos estriña. . Pero Belén lo está haciendo todo tan bien y Leslie es tan luchadora que comenzamos a ver la luz.  Espero que en breve os pueda confirmar que Leslie ya está bien.

Leslie 3