El síndrome del perro negro

El síndrome del perro negro

El síndrome del perro negro es algo que los que colaboran con protectoras conocen muy bien, ya que sucede en todas ellas. Este síndrome describe que los perros  (y gatos, ellos tampoco se libran) de color negro tienen muchos más problemas a la hora de encontrarles un hogar. Todas las protectoras conocen casos de perros negros, perfectamente sanos, amigables, sin ningún tipo de problema, que no son adoptados, y pasan su vida en sus instalaciones sin que nadie se fije en ellos.
¿Por qué sucede esto? Existen varios motivos. Por un lado, es habitual que el cine y la televisión, cuando quieren mostrar un perro agresivo y que de miedo, utilicen perros negros o muy oscuros, para que resulten más amenazadores. Con los gatos ocurre que las supersticiones sobre la mala suerte hacen que la gente no quiera adoptar gatos negros. El estigma de los animales negros se convierte en algo cultural, y en muchos casos son amigos o familiares los que impiden a una persona adoptar un animal de estas características: “es que me da miedo” ” va a traerte mala suerte”.

labrador

Por otro lado, los animales negros son mucho más difíciles de fotografiar. Se reflejan peor sus personalidades y facciones, por lo que es más difícil que ocurran casos de “amor a primera vista”, en los que un posible adoptante vea una foto en una página web y se enamore de ellos. Muchas protectoras conocen este problema, e intentan resaltar más a sus animales negros, con bandanas, pañuelos, o incluso contando con la colaboración de fotógrafos profesionales que realizan preciosas fotografías de estos animales.

Muchos ya conocéis a Taimi: ¿a que es preciosa? Y no puede ser más buena y cariñosa.

Muchos ya conocéis a Taimi: ¿a que es preciosa? Y no puede ser más buena y cariñosa.

Con este blog, esperamos ayudar a concienciar a los futuros adoptantes sobre esta situación. Como propietaria de una perra negra, puedo aseguraros que son igual de buenos y cariñosos, y que no se merecen esta discriminación. La próxima vez que penséis en adoptar un perro o un gato… ¿por qué no uno negro?