Urgencias veterinarias: Buenas noches Vitoria

Urgencias veterinarias: Buenas noches Vitoria

Categoría: servicios

¡Qué nervios las primeras veces que dices eso! Estás en tu casa, durmiendo en la cama, o en una comida familiar, o simplemente viendo la tele y: “piruri piruri piruri” suena esa cancioncilla graciosa que le has puesto al móvil de urgencias para que al sonar te alegre la vida…y a la que en breve la vas a tomar un poquitito de manía. Y es que sobre todo los primeros meses son muchas las preguntas que se agolpan en tu mente: ¿Podré ayudar yo sola al paciente? ¿Llegaré a tiempo? ¿Y si es una torsión de estómago (es una de las urgencias que necesita más personal y actuar rápido? ¿Se enfadará mi familia si me levanto de la mesa y me voy? Inspiras profundo y descuelgas.

Después escuchas la voz de alguien conocido al otro lado: “Hola Marisol, soy la dueña de Sombra” Entonces  te acuerdas de cómo sombra ronroneaba en la consulta mientras intentabas auscultarla, y ya como que te relajas. ¿Qué le pasará a Sombra? Pobre, no quiero que le pase nada malo a esa bola de pelo tan simpática. “Buenas noches, dime, qué le pasa a Sombrita?” “Verás, hoy no ha querido comer en todo el día, y me acabo de encontrar un vómito en la alfombra del baño”

Así que ya se te pasan los nervios, el miedo y todo, ahora sólo quieres ayudar a Sombra y a su dueña, y por el camino a la clínica vas repasando los diagnósticos posibles para una gata de 3 años que no come y vomita, las pruebas que te ayudarían a encontrar la respuesta correcta, dónde está cada uno de los fármacos que vas a necesitar..

La verdad es que la mayoría de los dueños entienden que si atiendes a su mascota en un horario en que la clínica veterinaria está cerrada eso es una urgencia y están dispuestos a pagar más dinero para no tener que esperar hasta el día siguiente o hasta el lunes, porque no quieren ver a su animal pasarlo mal sin hacer nada al respecto. Pero realmente, la cosas que ocurren en “horario de urgencias” no siempre coinciden con urgencias médicas veterinarias. Una urgencia es un proceso que si no lo tratamos en pocos minutos u horas tiene muchas posibilidades de empeorar rápidamente. ¿Sabes qué síntomas pueden indicar que has de acudir rápido al veterinario? Vómitos repetidos en el tiempo, respiración agitada, color pálido o amoratado de la lengua y las encías, un ojo cerrado, un gato que va muchas veces a la bandeja porque no puede orinar,si tu animal está aturdido o frío, una hembra de parto que lleva más de dos horas sin expulsar un cachorro… y hay cosas que no son preocupantes en un perro adulto pero si en un cachorro, como por ejemplo un pequeño que no come o tiene diarrea. Y no digamos ya en un conejo, casi todo es una urgencia en un conejo: heces pequeñas, no querer caminar, diarrea, mocos, unas horas sin comer…así son los conejos y los cobayas.

Por todo ésto, porque sabemos que en una de esas situaciones urgente os gusta tener cerca a vuestra veterinaria, nosotras tenemos un servicio de urgencias  telefónicas (tenemos un móvil siempre con nosotras). Si tienes una urgencia de Lunes a Viernes de 9 a 21 horas o el sábado de 9 a 18 horas puedes llamar al 945009009, pero si Veterinaria Salburua está cerrado, en el contestador saldrá el teléfono de urgencias 685756752 y Nagore, Amaia o Marisol te dirá: “Veterinaria de urgencias, buenas noches”

Equipo de Veterinarias de Veterinaria Salburua

Equipo de Veterinarias de Veterinaria Salburua