Tipos de ladrido

Tipos de ladrido

El ladrido de los perros es una forma de lenguaje, que complementa al lenguaje corporal canino. Los perros usan muchísimo más su lenguaje corporal, y solo en momentos muy puntuales usan sonidos, como gruñidos, ladridos… No obstante, esos momentos sacan de quicio a muchos propietarios, que se sienten muy molestos cuando su perro ladra. Vamos a intentar comprender mejor porqué ladran los perros, y espero que gracias a entenderles un poco mejor, aprendamos también a respetarles, y solucionar la situación cuando el ladrido sea un problema.

ladrido atencion

Como hemos dicho el ladrido es lenguaje, y como tal puede expresar emociones y situaciones muy diferentes. Aprender a diferenciar los diferentes tipos de ladrido nos ayudará a enfrentarnos mejor a la situación. A grandes rasgos podemos decir que existen 6 tipos de ladrido diferentes, y cada uno de ellos requerirá una actuación diferente por nuestra parte.

Ladrido de excitación: suele ser un sonido alto, agudo, y suele mostrar felicidad, excitación hacia algo bueno que va a pasar. Por ejemplo, los perros que ladran en el coche cuando ven que están llegando al parque en el que les encanta jugar.

Ladrido de aviso: de tono grave,corto, suele sonar algo parecido a “buf,buf”. El perro ha visto algo ante lo que estar alerta, y es su forma de avisarnos ante la presencia de algo extraño.

Ladrido de miedo: de tono alto, suele ser largo,varios seguidos, y puede acabar en un aullido. Muchas veces sigue al ladrido de aviso. Primero ve algo ante lo que ponerse alerta y acto seguido, se asusta  de  lo que haya visto, y pasa al ladrido de miedo.

Ladrido de guarda: es un ladrido grave, breve, que a menudo intercala gruñidos. Normalmente el perro busca defenderse de algo que le asusta, y protege el espacio en el que se encuentra, o algún objeto que piensa que pueden quitarle.

Ladrido de frustración: en sucesiones monótonas con el mismo tono, sin parar. Es el ladrido que realizan los perros que pasan mucho tiempo solos, encerrados o atados. Suele ser un derivado del estrés crónico.

Ladrido aprendido: ladridos cortos, con pausas intercaladas para ver si ha logrado su objetivo. Es el también llamado “ladrido de atención”. Es un ladrido que el perro realiza porque ha aprendido que consigue la atención de su dueño al realizarlo. Muchas veces, los dueños lo refuerzan sin quererlo al castigar al perro por ladrar, ya que están prestándole atención que es lo que el perro buscaba.

Los perros de búsqueda aprenden a ladrar para avisar cuando encuentran a alguien. El ladrido también puede ser algo positivo.

Los perros de búsqueda aprenden a ladrar para avisar cuando encuentran a alguien. El ladrido también puede ser algo positivo.

¿Qué podemos hacer si nuestro perro ladra? Observemos la situación en su conjunto: el entorno en el que ladra, que estamos haciendo nosotros, que sucede a nuestro alrededor… Eso nos ayudará a ver que tipo de ladrido es el de nuestro perro. Muchas veces basta saber el origen del ladrido para poder frenarlo. Es importante saber que el ladrido puede ser autoreforzante para el perro: en algunos casos simplemente ignorarlo no basta, ya que al perro le produce bienestar(dependiendo de la situación y del tipo de ladrido). Si aún así el problema se os escapa, os recomiendo que contactéis conmigo en la clínica, estaré encantada de ayudaros.

Os invito también a que, si el ladrido de vuestro perro os molesta, os toméis un momento, respiréis hondo, y contéis el tiempo que está ladrando. Muchas veces nos estresamos, y son apenas unos pocos minutos.  ¿Si la vaca muge, el pájaro pía, y el gato maúlla…. por qué no puede el perro ladrar?